La Red

La Red Apostólica Emanuel no es una denominación o institución y nace en respuesta a las oraciones de muchos, para brindar una plataforma de equipo a quienes consideren necesario el compañerismo entre ministerios. se desarrolla exclusivamente en una atmósfera de casa paterna.

A medida que hemos ido creciendo algunas congregaciones y ministerios, que habían caminado solos y sin cobertura, nos han expresado el dedo de unirse a nosotros. estableciendo así un vínculo sano de amor, honra y respeto conformado por ministros con un auténtico corazón de padre con el fin de dar una paternidad espiritual responsable a quienes deseen establecer relación de comunión con nuestra red.

La Red Apostólica Emanuel se establece con el fin de cumplir estos propósitos principales:

  • Hacer visible la Gran Comisión en el mundo a través de la unidad ministerial.
  • Hacer realidad el sueño de Dios de habilitar y lanzar hombres al llamado.
  • Dar reconocimiento a ministerios que inician.
  • Fortalecernos mutuamente de tal manera que el enemigo no pueda derribar lo que Dios ha edificado entre nosotros.

Nuestra misión es ser un instrumento en las manos de Dios para con el fin de cultivar relaciones fuertes entre sus miembros, así como servir a la mutua edificación y capacitación del cuerpo, para que juntos alcancemos la estatura correcta.

En el compañerismo de la red usted encontrará:

  • Ministros que comparten una misma fe y visión.
  • Personas que se ocuparán por usted y su iglesia.
  • Equipamiento de profundidad y altura para hacer más efectiva la visión del ministerio.
  • Leá la oportunidad de trabajar ofrecer en unidad y equipo a ministros que también tienen el deseo de extender el Reino de Dios.

Es importante que usted sepa que la Red Apostólica Emanuel no es :

  • Una organización de iglesias que busca tener control o deseo de  usurpar la autonomía de la iglesia local, sino servir de apoyo cuando ésta lo solicite.
  • No somos una denominación sino un cuerpo de personas.
  • No se quiere el control sobre las propiedades de las iglesias.

Los comentarios están cerrados.