FUNDAMENTO APOSTÓLICO

TEXTO CLAVE:

“Así que, arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados para que vengan de la presencia del Señor tiempos de Consuelo, y el envié a Jesucristo, que os fue antes anunciado. A este ciertamente, es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la RESTAURACION de las cosas, de que hablo Dios por boca de sus Santos Profetas que han sido desde tiempo antiguo”. (Hechos : 19— 21)

 

INTRODUCCION

La palabra RESTITUCION viene del vocablo griego Apokatástasis, que significa: reconstruir la salud, el hogar o la organización, restaurar otra vez.

RESTAURAR significa traer a la existencia , o al uso, restablecer, restaurar la condición original , en otras palabras significa , devolver , reemplazar , restablecer reinstalar revivir, volver a llamar a la vida, retornar, reconstruir en una forma similar a lo original.

La Iglesia de nuestros días esta viviendo TIEMPOS DE RESTAURACION (restitución) del ministerio Apostólico a la Iglesia, por eso es necesario la RESTAURACION DEL MINISTERIO APOSTOLICO para corregir y cambiar la situación.

 

1- LOS TIEMPOS DE RESTAURACION Y LOS PROFETAS

“Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Las eras se llenaran de trigo, y los lagares rebosaran de vino y aceite. Y os restituiré los anos que comió la oruga, el saltón, el revolcón y la langosta mi gran ejecito que envié contra vosotros”. (Joel 2:23—25)

Los profetas hablaron de la Restauración, desde tiempos antiguos, el profeta Joel declaro parcialmente de lo que ocurriría en estos últimos tiempos.

En la profecía del Profeta Joel, existen dos palabras claves: Restaurar y Años. Dios no sólo esta restaurando el ministerio Apostólico, también esta restaurando los años que fueron perdidos durante la ausencia del ministerio del Apóstol.

La cosecha de almas que no se hizo en aquellos años, se recuperará en estos postreros dias, por medio de una Ultima Cosecha, seremos testigos de la incorporación de multitudes al Reino de Dios.

Debemos orar por la restauración del ministerio Apostólico y declararlo proféticamente, como una realidad y voluntad de Dios para todos nosotros en estos postreros dias.

 

2- LA PROFECIA DEL APOSTOL PABLO

“Porque yo se que después de mi partida entraran en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonaran al rebano. Y de entre vosotros mismos se levantaran hombres que hablaran cosas perversas para arrastrar tras si discípulos”. (Hechos 20:29,30)

Después de la muerte de los primeros Apóstoles, Pablo advirtió a la Iglesia lo que pasaría después de su muerte. Esta profecía describe lo que ocurriría cuando el ministerio Apostólico no estuviera presente.

Después de la desaparición de los apóstoles, allá entre el segundo y tercer siglo, la Iglesia dio un cambio hacia el tradicionalismo y el ceremonialismo, la falsa doctrina y las falsas enseñanzas casi la apartaron de la verdad.

Después la Iglesia entro en la era medieval, en la cual ganó un gran poder político social y religioso, después de esto La reforma Protestante saco a la Iglesia de ese estado de oscuridad espiritual, en la que había estado por muchos siglos.

Entre el siglo segundo y el sexto se enseñó en la Iglesia católica romana, que ésta era apostólica, sin embargo esta autoridad apostólica provenía de una institución que había delegado esa autoridad por medio de la sucesión de nombramientos de Obispos, quienes tenían autoridad sobre ciudades; en la iglesia católica romana el papa, el obispo episkopes llegó a ser reconocido como el obispo superior a todos.

Los reformadores de la Iglesia consideraron que la autoridad apostólica solo se encuentra en la Biblia y no en una sucesión de autoridad de una institución, lamentablemente muchos de estos reformadores creyeron que el período apostólico había cesado, de la misma manera que hoy sostienen algunos pastores e iglesias tradicionales.

 

3- LAS VACANTES APOSTOLICAS

“Sean pocos sus días, tome otro su oficio”. (Salmo 109:8)

Porque está escrito en el libro de los salmos: “Sea hecha desierta su habitación y no haya quien more en ella, y tome otro su oficio”. (Hechos 1: 20)

El oficio apostólico nunca cesó, ni murió, aunque los apóstoles murieron, este ministerio fue destinado a ser perpetuo en la Iglesia a través de los siglos.

Los once apóstoles entendieron que el lugar de Judas debía ser cubierto por otro Apóstol, porque entendieron la profecía de David en los salmos.

Estos apóstoles oraron fervientemente al Señor pidiendo su guía para elegir a otro que tomará el lugar de Judas Iscariote; y eligieron a Matías; por esto se entiende que la voluntad de Dios es que estos vacíos apostólicos sean cubiertos por otros apóstoles a fin de que este ministerio se mantenga vigente, si no la Iglesia sufrirá por causa de la ausencia del ministerio y la unción apostólica.

Todavía en la Iglesia de nuestros tiempos hay quienes creen que el oficio del Apóstol ha quedado fuera de lugar después de la muerte de los primeros Apóstoles sin embargo esta posición es incorrecta si vemos que en el libro de los hechos y en el nuevo testamento, Matías, Pablo, Santiago (hermano de Jesús) Bernabé, Apolo, etc.

 

4- EL REGRESO DEL MINISTERIO APOSTOLICO

Y aconteció que mientras uno derribaba un árbol, se le cayo el hacha en el agua; y grito diciendo: ¡Ah señor mío, era prestada ! El varón de Dios pregunto donde cayo ¿Y el le mostró el lugar. Entonces corto el un Palo, y lo echo allí, e hizo flotar el hacha. Y dijo: tómalo. Y el extendió la mano, y lo tomo. (2 Reyes 6:5— 7)

El hacha representa LA UNCION PARA CONSTRUIR. “Edificados sobre el fundamento de los Apóstoles y profetas siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo”. (Efesios 2: 20).

El hacha representa las unciones de Dios (ministerios apostólicos y proféticos) que fueron sumergidas en la religión, la tradición y en el denominacionalismo solamente a través de la intervención milagrosa de Eliseo (Jesús profeta) la cabeza del hacha pudo ser recobrada, para seguir construyendo la casa.

En nuestros días estamos viendo el retorno de las unciones apostólicas (hacha) a la Iglesia, la cabeza (autoridad) del hacha representa ministerio primario, su doble filo representa al ministerio apostólico y profético, estos son como espadas de doble filo. El joven profeta representa al pastor, quien no debe temer, tomar los ministerios proféticos y apostólicos que están saliendo a flote y traerlos a su Iglesia.

 

Apóstol Alberto Villanueva, http://mai.com.es