LAS AÑADIDURAS

El Señor tiene destinado para nosotros añadiduras que no son necesarias buscarlas o alcanzarlas con fuerza personal, sino que son consecuencias resultantes de activar algo en nuestras vidas.

UNA AÑADIDURA NO SE PUEDE BUSCAR O DEMANDAR SINO QUE ES UNA CONSECUENCIA, PERO SI ES PRECISO ENCONTRAR LA PUERTA, LA ACCIÓN QUE LA DESENCADENA.

Lucas 12:31 Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

PREVIAMENTE NOSOTROS PONEMOS POR OBRA UN PRINCIPIO Y ESE PRINCIPIO DESENCADENARÁ UNA CONSECUENCIA.

  • Mateo 18:18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

Lo primero es atar y la consecuencia es desatar. Es necesario que nos amarremos o enlacemos a ciertas cosas y como consecuencia serán desatadas otras. La palabra “amarrar” está vinculada con la palabra “compromiso”, “te has enlazado con las palabras de tu boca, y has quedado preso en los dichos de tus labios” (Proverbios 6:2), a través de una palabra asumimos un compromiso.