LA NARIZ

Dios le dio al hombre el espíritu soplando en su nariz, pero no ocurrió de la misma forma con Eva, lo que implica que el encargado de introducir el espíritu o de terminar la nariz en la mujer es el mismo hombre.